Reflexología podal y drenaje linfático

Técnica de refuerzo diagnóstico y terapéutica

Es una terapia alternativa manual como el masaje, totalmente inocua que se utiliza como técnica de refuerzo diagnóstico y también como terapéutica. La reflexología podal aplica presiones sobre el pie. El pie está dividido en un cierto número de zonas reflejas correspondiendo a todas las partes del cuerpo. En principio, se considera que estimula la energía vital, podría mejorar el sistema inmunológico y favorecer la relajación mental.

Mecanismos de acción

Se basa en que en el pie tenemos reflejado todo nuestro organismo; en el orden en que están reflejados estos puntos es idéntico a la anatomía de nuestro cuerpo. Las anomalías que puedan existir en nuestroorganismo, como por ejemplo, una lumbalgia o un dolor de cabeza, se detectan mediante el dolor que se produce a la mínima presión en el pie en el punto correspondiente en el que se refleja la zona lumbar o la cabeza. La terapia consiste en presionar estas zonas para estimular la autocuración. Esto se consigue, según la teoría oriental, mediante los canales energéticos o por el sistema nervioso, según la teoría occidental.

A pesar de las diferencias existentes entre los dos enfoques, en lo que sí están de acuerdo tanto la medicina alopática como la natural es que son los nervios raquídeos de la médula espinal los máximos responsables de que existan zonas reflejadas en el cuerpo.

Explicación neurofisiológica

Todas las partes del cuerpo, los músculos y la piel, están comunicadas y la información sensitiva llega a la médula espinal, que transmite la información nerviosa al cerebro. En el caso de un órgano enfermo se produce una estimulación nerviosa. Esta estimulación se transmite por la médula espinal, después circula por las fibras nerviosas anteriores y llega a la zona cutánea (refleja) produciendo una dermalgia. En esta zona de tensión, la circulación local está alterada, lo que puede producir una acumulación de toxinas o la formación de pequeños cristales.

Por lo tanto, si se actúa localmente sobre el músculo o sobre la zona cutánea, haciendo desaparecer esta reacción refleja, se suprime el círculo vicioso del trastorno energético.Las zonas reflejas son de 5 a 20 veces más sensibles que los órganos mismos. En cada pie hay 7.200 terminaciones nerviosas, lo que quizá explique por qué nos sentimos mucho mejor cuando nos tratan los pies. Las terminaciones nerviosas de los pies tienen extensas interconexiones a través de la médula espinal y el cerebro con todo el cuerpo, lo que los convierte en un instrumento ideal para liberar la tensión e intensificar la buena salud.


Explicación energética

Esta explicación entra en el marco de la acupuntura, según la cual el hombre se considera una manifestación energética. Esta energía circula por unos canales nombrados meridianos. En estos canales se encuentran unos puntos precisos que se pinchan con agujas para regular la circulación. En caso de acumulación en el seno de un órgano o a un nivel cualquiera del trayecto, se produce un desequilibrio energético capaz de repercutir a la larga sobre sus funciones y producir una enfermedad.

Con la reflexología se puede favorecer:

  • la relajación profunda
  • mejorar la circulación sanguínea
  • hacer que se disuelvan los sedimentos y residuos en el lugar de origen de los bloqueos energéticos
  • liberar la energía de cualquier bloqueo para que circule y fluya por todo el organismo
  • normalizar el funcionamiento orgánico y glandular.


En Angiología, la Reflexología podal puede suponer una terapia de apoyo junto al drenaje linfático o como única terapia puede estimular la circulación sanguínea y linfática; así como puede ayudar a equilibrar el sistema nervioso y explorar otras posibles causas de la patología.

«volver



Desarrollo web: Vinx
Diseño web: WEBfine